lunes, 30 de septiembre de 2013

Capitulo 29: Manias

-A ellos también vas a ir a callarlos?- pregunto Zoe en voz baja riéndose tras haber escuchado la voz de Aliz  salir de aquella habitación y sobre todo por lo que claramente indicaba.
-jajaja claro que nooo- dijo Donghae poniendo cara de fingido asco mientras negaba muchas veces con la cabeza-  Siwon si es capaz de golpearme si lo interrumpo jajaja, aparte a ellos ya qué sentido tiene cuidarlos?- pregunto Donghae quitándole importancia a la pregunta de Zoe.
-estás loco y sobre todo eres un miedoso- dijo Zoe sonriendo mientras acomodaba las sabanas de su cama, no es que fuera una excéntrica de la limpieza o algo así pero le fastidiaba ver las cosas fuera de su lugar.
-déjalo así Zoe- se quejó Donghae desesperado de que siempre estuviera haciendo ese tipo de cosas, no podía ver su cama con arrugas porque  corría a quitarlas- de todas formas se va a volver a arrugar.
-ya se Donghae, ya se, pero sabes que no me gusta que este descuidada, cuando me acuesto en ella la quiero lisita- dijo Zoe riéndose ya que hasta para ella esas palabras habían sonado exagerada.
-pues será trabajo desperdiciado- Dijo Hae saltando en la cama, revolviendo en su totalidad las sabanas
-te voy a matar Donghae- grito Zoe molesta
-espera es que quería comprobar algo- explico Donghae serio agarrando la almohada de Zoe abrazándola
-así y que comprobaste?- pregunto Zoe  ya viendo por donde iba el asunto, así que su molestia contra Donghae empezó a bajar
-que la cama es mucho más cómoda si tu estas a mi lado- dijo Donghae deshaciéndose por segundos de la almohada para poder jalar a Zoe junto a él, logrando que se tumbara a su lado.
-eres todo un caso Donghae- dijo Zoe acercándose para darle un beso en los labios… pocas veces tenían tiempo para ellos dos, así que instantes como ese no lo desaprovecharía por nada del mundo.
-no te alejes- pidió Donghae cuando Zoe quiso deshacer el beso- solo quédate así como estas por favor.
-Donghae no estoy segura de…- los labios de Donghae se posaron sobre los de ella otra vez aumentando  un poco la intensidad, recostándola mientras el acomodaba medio cuerpo encima de el de ella, una mano traviesa jugueteo con la blusa de Zoe subiéndola hasta descubrir uno de sus senos.
-Zoe… puedo?- pregunto Donghae rompiendo el beso un poco avergonzado, pero más que nada por respeto a ella, no quería que se sintiera incomoda en ningún momento.

Por única respuesta, Zoe tomo la cara de el entre sus manos y reinicio el beso que habían dejado atrás.
Entonces las manos de él, más juguetonas aun empezaron a pasearse seguras por todo el cuerpo de ella, desprendiendo en su camino algunas  ropas estorbosas, tanto de ella como de él.
Los besos se habían acelerado, al igual que los latidos de su corazón y las ganas de poseerla y de ella de ser tomada por él se habían hecho incontrolables.

-estas segura?- pregunto Donghae minutos después mirándola directamente a los ojos totalmente excitado, esperando de corazón que la respuesta de Zoe  fuera afirmativa.
-solo cuídame Donghae- salió de los labios de Zoe con voz temblorosa.

Donghae usando sus últimos momentos de autocontrol, se separó un poco del cuerpo de ella,  para acomodarse con cuidado entre sus piernas sintiendo de inmediato la calidez que le esperaba, poco a poco y con cuidado para lastimarla lo menos posible fue introduciendo su miembro, fijándose continuamente en las facciones de su cara, si veía en ella algún rastro de dolor paraba por unos momentos y después continuaba aun lentamente, dejando que el cuerpo de ella se adaptara a ese “intruso”, cuando estuvo completamente dentro de ella, se quedó quieto sin hacer ningún movimiento, había escuchado segundos antes un pequeño quejido de parte de ella y aunque no había sabido cómo interpretarlo, decidió aún muy a su pesar darle tiempo a relajarse, por lo que empezó a besarla primero en la boca, bajando poco a poco a su cuello, cuando sus besos empezaron a ser correspondidos otra vez, supo que era momento de continuar con aquello que tanto deseaban los dos.

Lentamente empezó con un vaivén que lento pero continuo que lo estaba volviendo loco con las mil sensaciones que mandaba a su cuerpo con cada movimiento.
La cara de Zoe estaba totalmente relajada, y aunque con los ojos cerrados, parecía que estaba empezando a disfrutarlo, tanto asi que una pequeña sonrisa asomaba entre sus labios, entre besos y carisias.

-Zoe te amo- dijo Donghae acercándose al oído de ella.

Zoe exhalo llena de felicidad.

Su voz se atora en su garganta momentáneamente, sólo para ser liberada segundos después en un ligero gemido de éxtasis. Donghae alzo las caderas de Zoe gentilmente, inclinando su cuerpo para un mejor ángulo mientras empuja una vez más, el ritmo estabilizado mientras se retira y vuelve a entrar en esa torturadora calidez
Zoe nunca había estado más avergonzada ni se había sentido tan expuesta en su vida entera mientras estaba sobre una sábana, Donghae fue despacio y cuidadosamente, sosteniéndose sobre sus brazos y facilitando su camino hacia abajo con besos suaves.
Se movió con la velocidad de un perezoso, moviéndose como si fuera a romper el frágil cuerpo debajo de él.
Fue cauteloso, moviendo su mano entre los dos, sus dedos apretándose con shock y una disculpa mientras accidentalmente rozaba algo que no tenía la intención de tocar en ese momento.

-Donghae- Zoe deja escapar un suspiro muy profundo, un gemido sonando muy en el fondo de su garganta mientras Donghae se aleja y penetra su entrada otra vez con un poco más de fuerza.

Zoe casi grita Sus ojos se cierran fuertemente, un flashazo de blanco y luego de negro nublan su visión, incluso detrás de sus párpados cerrados. Nunca ha sentido tanto placer.
-Zoe, quiero que me digas si tú… dime si te lastimo de acuerdo?- Donghae había preguntado casi por la octava vez ese rato.
-Está bien- Zoe respondió con voz brusca, asintiendo rígidamente con su cabeza una vez para reafirmar. Estaba mordiendo su labio ansiosamente, su cuerpo tenso mientras esperaba por el extraño sentimiento.
-No quiero que sientas dolor- Donghae intenta de explicarse, echando un vistazo a la región baja de Zoe, sus ojos huyendo de los de ella por unos segundos.

Zoe parpadeó un par de  veces para deshacerse de las nerviosas lágrimas formándose en sus ojos. Nunca se había sentido de esa manera antes, con todas su emociones al máximo; una parte de ella ansiosa, otra muy nerviosa, otra parte de ella excitada ante la perspectiva de hacia dónde podría terminar esto.

Respirando temblorosa, colocó sus manos sobre las caderas de Donghae y recorrió con la yema de sus dedos la piel de él, recibiendo pequeños temblores que se incrementan en la superficie conforme la recorría.

-No lo haré- Zoe dijo, refiriéndose a no tener dolor –porque estás siendo gentil, Donghae, verdad?

Donghae levantó su vista pasándola por el torso de Zoe hasta que pudo encontrar sus ojos. Sonrió y se dejó caer desde su posición hasta juntar sus labios con los de ella en un beso de naturaleza suave –Muy gentil- murmura contra los labios de Zoe.

Zoe alzo su barbilla, colocando sus labios contra los de Donghae en otro beso para tranquilizarle.
Cerró sus ojos y lentamente se alejó, sus labios permanecieron entreabiertos mientras su cabeza regresa a su posición contra la sábana.

-Estás bien?- Donghae pregunta con voz suave mientras coloca sus labios cerca del oído de Zoe, recostándose sobre ella y respirando pesadamente, sus ojos cerrados. Se pierde en el momento y aún logra si está bien.

Zoe asiente con su cabeza rígidamente, moviendo sus manos hacia arriba para sujetar los hombros de Donghae. Aprieta sus dedos cuando un dolor repentino le atraviesa, sus uñas, las cuales necesitan ser cortadas, se entierran en la piel dejando pequeñas y casi dentadas perforaciones.

Su boca se abre un poco ante el dolor, sus parpados se cierran mientras el dolor se transforma una repentina ola de placer golpeando su cuerpo. Tiembla contra Donghae y se sostiene más fuerte. –Es-estoy bien- Murmura contra el cuello de Donghae, su boca cerrándose y abriéndose para decir algo más, pero ningún sonido sale.

-No duele mucho, verdad?- pregunta Donghae ante cualquier indicio de que ella quisiera que parase.

Zoe sacude su cabeza mientras Donghae se desliza por dentro.

Cualquier dolor que hubo existido es rápidamente anulado.

-No- susurra en respuesta, un ligero gemido escapando de sus cuerdas vocales le sigue rápidamente, llegando a los oídos de Donghae y causando un efecto similar en su propio cuerpo.

Zoe ignora el dolor enfoca su mente en la excitación recorriendo por su cuerpo con cada contracto de piel contra piel. Dirige su atención para notar nada más que en la tenue sensación de cosquillas que el cabello de Donghae hace contra sus hombros desnudos mientras se mece de atrás hacia delante  con el ritmo del movimiento de sus cuerpos.

Cierra sus ojos y deja a su cuerpo perderse en los brazos de Donhgae, dejando que sus fuertes manos y antebrazos sostengan su cuerpo y la mantengan de caer de golpe sobre su espalda. Deja su mente volar fuera de sí, perdiéndose en los labios presionados en la piel de su cuello y en un lado de su rostro. Los labios ligeramente húmedos rozan su barbilla y mejillas, acariciando su rostro mientras hacen su camino hacia su oreja, o su nariz, o incluso sus párpados cerrados.

Algunas veces esos labios entreabiertos se embarcan en un viaje hacia su frente para plantar un ligero beso lleno de ternura, ella sonríe mientras encuentra la oportunidad de colocar sus propios labios contra esos curiosos y viajeros de Donghae.

Se encuentran a medio camino, ambos con los labios casi separados y deseosos de un beso para saborear por todo la vida.

Y eso es exactamente lo que obtienen.

Sus labios se topan en un suave abrazo, acunándose de manera tierna. Donghae saca la punta de su lengua y ligeramente abre los sellados labios de Zoe, abriéndose paso a través  de ellos con su lengua.

El corazón de Zoe retumba como loco en su pecho, golpeando con la fuerza de un tambor,  Su corazón está visiblemente acelerado detrás de sus costillas, la sudorosa piel de su pecho pulsando con los irregulares latidos de su corazón.

Se agarra más fuerte, apretando los desnudos hombros de Donghae más fuerte que antes, aunque no con tanto dolor como antes.
Ahora se está deteniendo en un abrazo, esperando nada más que poder estar tan cerca como sea posible.

Tiembla en los brazos de el, estremeciéndose a causa de la sensación de la lengua acariciando la parte superior de su boca intencionalmente. Muerde suavemente al invasor, no lo suficiente para herirlo, pero si para tener algo de atención.

El beso se profundiza como respuesta.

 Zoe libera un débil grito contra la boca de Donghae, sus brazos se enredan alrededor del torso inclinado de Donghae, sus manos recorren los músculos, las puntas de sus dedos haciéndole cosquillas en la piel con su aspereza. Recorre con manos curiosas la piel desnuda que sólo ha tenido la oportunidad de ver una vez.

Se estremece repentinamente  mientras un golpe de excitación le atraviesa, haciéndole liberar el más suave de los gemidos en la boca de donghae. Sus pies se enroscan en la sábana, agarrándola y atrapándola entre ellos mientras tensa todos los músculos de su cuerpo.

Suaves gemidos y gruñidos llegan a sus oídos, sonando tan extraños a pesar de que salen de sus propios labios.

La mente de zoe se desordena en un millón de pensamientos corriendo como locos todo el tiempo, haciendo borrosa su línea de pensamiento y causándole que deje a donghae tomar el control. ella se rinde a su cuerpo.

Se pierde, un destello blanco seguido de oscuridad invade su visión por detrás de sus ojos cerrados. Su respiración sale de manera débil, actuando de la misma manera que su cuerpo tembloroso.

El tiempo o vuela muy rápido o se vuelve lento a un ritmo insoportable, cuál, no está seguro.

Su boca jala aire de su alrededor mientras va al encuentro de un par de embestidas más antes de alcanzar el clímax

Un fuerte gemido llega a sus oídos y le hace tiritar hacia los huesos.

Su mente está nublada por un par de segundos, su visión bloqueada por colores extraños, sus músculos se vuelven inútiles por muy pocos segundos mientras recupera su compostura.

Respira dentro y fuera profundamente, su corazón volviendo a su ritmo normal, estabilizándose.

Sus párpados se abren, permitiéndole a su visión posarse directamente sobre el rostro sudoroso de Donghae.


Su cabello está pegado a su cuerpo y un lado de su rostro. 

3 comentarios:

  1. wow wow wow,, apenas calme a mi corazon con lo de aliz y siwon,, y nos sueltas de golpe esto,, haha,, andan muy jariosos en esa casa,,, oye y como que un mes ¬¬ segura??

    ResponderEliminar
  2. Woooowwwww... andas con todo Ely...

    ResponderEliminar
  3. jajaja o sea porque sera que este capi en especial es mas largo? tramposa!!!! necesitamos mas historias!! nada de un mes!!!

    ResponderEliminar

POR FAVOR DEJEN SU COMENTARIO U OPINIÓN, SI NO DEJARE DE ESCRIBIR...